30 julio 2009

La Iglesia acusa al Gobierno de "neomarxista"

Un manual elaborado por expertos de los ministerios de Educación y Salud de la Nación dio pie a un exaltado “mensaje” del arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, quien puso si no el grito al menos el texto en el cielo, ante lo que consideró de “inspiración neomarxista”. El monseñor, que también preside la Comisión de Educación del Episcopado, expresó el descontento de la Iglesia con la política educativa del Gobierno. "Por su tenor, parece otra imposición totalitaria del Estado, ya que en ninguna de sus propuestas toma en cuenta la libertad de conciencia, tanto de los alumnos como de sus padres". Asimismo cuestionó que se otorgue "carta de ciudadanía a la homosexualidad y sus variantes". En otro comunicado cuyo titulo fue "En nuestras escuelas no hay religion, pero si ideologia", se preguntaba: - ¿Acaso de las escuelas argentinas se quiere sacar analfabetos revolucionarios?
El titular del Suteba, Roberto Baradel, afirmó que la jerarquía eclesiástica se equivocó al nombrar a monseñor Aguer al frente de la Comisión de Educación del Episcopado porque es como si "nombrara al padre Grassi al frente de la Comisión de los Derechos del Niño o a monseñor Ogñenovich al frente de la Comisión de Derechos Humanos. (Ampliar)